Salvavidas de Plomo

Según la voz de mando, nuestros países deben creer en la libertad de comercio (aunque no exista), honrar la deuda (aunque sea deshonrosa), atraer inversiones (aunque sean indignas) y entrar al mundo (aunque sea por la puerta de servicio).

Entrar al mundo: el mundo es el mercado. El mercado mundial, donde se compran países. Nada de nuevo. América Latina nació para obedecerlo, cuando el mercado mundial todavía no se llamaba así, y mal que bien seguimos atados al deber de obediencia.

Esta triste rutina de los siglos empezó con el oro y la plata y siguió con el azúcar, el tabaco, el guano, el salitre, el cobre, el estaño, el caucho, el cacao, la banana, el café, el petróleo… ¿Qué nos dejaron esos esplendores? Nos dejaron sin herencia ni querencia. Jardines convertidos en desiertos, campos abandonados, montañas agujereadas, aguas podridas, largas caravanas de infelices condenados a la muerte temprana, vacíos palacios donde deambulan los fantasmas…

Ahora es el turno de la soya transgénica y de la celulosa. Y otra vez se repite la historia de las glorias fugaces, que al son de sus trompetas nos anuncian desdichas largas.

Eduardo Galeano

Impugnación al resultado del Mundial Alemania 2006

Hola a todos,

Yo no se ustedes que piensen, pero yo no reconoceré a Italia como campeón del mundial de fútbol. Impugnaré el resultado ya que estuvo muy cerrado, tan solo por un gol de diferencia y el penal se fallo por menos de 5 centímetros de la línea. Además, me parece muy sospechoso que Italia haya empatado el partido cuando todos vimos claramente que Francia iba ganando.

Así que exigiré que se revise cuadro por cuadro de las filmaciones, gol por gol y portería por portería para saber realmente quien ganó el mundial. Además, de acuerdo a mi conteo, Italia falló más penalties que Francia así que exijo a la FIFA que respete mis resultados.

Denuncio en este acto, las provocaciones recibidas por los jugadores italianos contra Zidane, como parte de la guerra sucia. ¿Acaso el árbitro está facultado para expulsar a una luminaria de su talla?, ¿cuál es su calidad moral para tomar esa decisión, cuando el italiano lo insultó a la vista de millones de aficionados?

En este momento, ningún equipo puede decirse ganador ni proclamarse campeón del mundo. Por lo tanto, respetuosamente le solicito al equipo de Italia y a sus seguidores se abstengan de realizar celebración alguna y regresen la copa hasta que se aclare esta situación.

¡¡Únete a mi!! ¡¡Defendamos el triunfo de Francia con una marcha pacífica!!

Atentamente,

Andrés Manuel