La llegada

Posted on September 28, 2005 by paco

Mathias Ková�? se encontraba en su puesto, como lo había hecho todos los días y a la misma hora desde que tenía memoria; hoy cumpliría 26 años de vida y 10 de haberse unido al grupo, pero esto no lo hacía un día particularmente especial; para él los días y las noches transcurrían indistinguibles, uno tras otro, al igual que las semanas y los meses.

En ese momento lo único que ocupaba su mente era la lluvia que caía incesante y amenazaba con volverse aguanieve. Lo más probable era que el comandante no llegara ese día, el pavimento estaba congelado y apenas podía ver a tres metros de distancia por la neblina. Hoy no pasaría nada, de eso estaba seguro y muy a su pesar.

Aún faltaban cuatro horas para terminar la guardia y los guantes ya se le habían pegado al fusil por el frio y la humedad.

No pasaron unos minutos sin que se oyera un rumor a lo lejos y unos segundos después el camino se había iluminado; una camioneta se detuvo ante la garita, la ventanilla se abrió y el conductor ofreció un saludo militar, ofreció sus credenciales, Mathias las verificó como era su rutina.

En el asiento de atrás una persona en traje de gala, gabardina, guantes, galones y condecoraciones, era el comandante. En un acto inusual el chofer y el copiloto se apean, se abre una tercera puerta y el comandante camina hacia la garita. Parecía un personaje fuera de lugar en su traje de gala, zapatos relucientes y el ambiente helado, lloviendo, nieve y lodo en el suelo, neblina cerrada…

– ¿Teniente Mathias Ková�?? –
– Si señor, a sus órdenes señor –

y entonces ocurrió algo que no había pasado en muchos años, sonrió y su corazón empezó a latir de prisa.

– Procedamos entonces teniente –
– Si señor –

Y la espera de Mathias terminó, ya no importó más el aguanieve, el frio o las largas horas de guardia que faltaban por cubrir, el comandante cumplió su palabra y había llegado.

Be the first to leave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *