Gris

Posted on September 27, 2005 by paco

Su cabeza descansaba tranquilamente sobre la almohada
Su cabello, perfumado a manzanilla, aún estaba húmedo
Sus ojos, cerrados, como si durmiera y en sus labios
una sonrisa, o acaso un lamento, nunca lo sabré.

Su piel blanca como las nubes, perfecta, brillante,
hasta podría decir que un poco fría.

En la habitación se escuchaba la misma canción una y otra vez
hasta el cansancio, pero no había nadie que la escuchara.

Al pie de la cama unas sandalias que no caminarían más,
y bajo ellas…

Un espejo carmesí que reflejaba todo lo que nos rodeaba,
era vivo y cálido, poco a poco iba nublándose,
y ese pequeño hilo que lo alimentaba gota a gota menguó.

Entonces todo se tornó gris, un aire helado perforaba
los pulmones, sentí mis huesos deshacerse en mil pedazos
y de repente, ya no estaba allí.

Be the first to leave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *